dimecres, 7 de maig de 2014

APUKO EXTREM

Sábado 3 de mayo de 2014
Zaramillo, Las Encartaciones (Bilbao)
90km - 6000+ - 16:13:57


Esperaba con muchas ganas esta ultra, correr en el País Vasco siempre es muy especial, aún sigue en mi memoria lo flipante y especial que fue correr la Maratón de Zegama en el 2011. Así que con mucha ilusión y unas ganas brutales me presentaba en Zaramillo para participar en la Apuko Extrem, ya solo mirar el perfil me ponia caliente. Me encantan las carreras duras y con mucho desnivel. Y ésta tenia pinta de ser muy especial. 
Salimos puntualmente a las 6 bajo una débil llovizna o como aqui le llaman 'chiri miri', ya solo salir del pueblo empezamos a subir el primer pepinaco de la jornada, el Ganeko, sobre una altitud de mil metros. La primera parte de la subida se hace bien, por dentro el bosque, poco a poco se va empinando más y más hasta llegar a campo abierto entre unos prados verdes . Este tramo lo hago con Jordi Molist, cosa que hace que la subida se me haga más amena. La niebla cada vez es más densa y el frío se empieza a notar...una serie de sube-bajas y coronamos el Ganeko. Casi ni me he enterado, por suerte jeje...sigo por la carena con un par de compañeros, se nos hace difícil seguir los banderines ya que la niebla es bastante densa y hace un viento de la ostia...poco después empezamos la bajada, bastante derecha y larga con algún tramo donde hay que trepar por las rocas. Al llegar a la Quadra paso por el w.c para "enviar un fax". Aprovecho para avituallarme bién y sigo a la guerra.
Al salir del pueblo, tramito indómito que poco después se convierte en pista y para luego empiezar a subir un tramo de fuertes rampas hasta llegar al corta fuegos del Eretza, pedazo de pepinaco con una fuerte pendiente que sube bién derecha con un senderito fresado un poco embarrado. En esta subida me encuentro a un montón de excursionistas que están haciendo una caminata que en todo momento no paran de animarme y me facilitan el paso. Llego a la cima bién de fuerzas, en total han sido 4km y 730+ de subida...esto va bieeen!!. La bajada hacia Sodupe se hace por un tramo un poco técnico en su inicio para después convertirse en un sendero muy corrible donde me empiezan a pasar los primeros de la Long Trail que bajan como cohetes.
En Sodupe aprovecho para alimentarme bien, ya llevo 5 horas y media y 33km 'cremant pota' y aún queda mucho bacalao que cortar.

Solo salir del pueblo y después de una ligera subida llego a un tramo de pista muy corrible, pero siento que las patas me duelen y no puedo tirar, en este tramo me encuentro con Bernat Figuerola y Enric Sabaté y decido quedarme con ellos ya que llevan más o menos mi mismo ritmo. Vamos subiendo juntos hasta llegar a otro corta fuegos pepinero, pero este no sube tan empinado como el Eretza pero se las trae. En el avituallamiento justo antes de la subida aprovecho para alimentarme bien y consigo subir los 250+ con 'trempera'. Al llegar arriba, pequeñita bajadita y otro pequeño corta fuegos hasta llegar a la cima del Espaldaseca...ahora seguimos por una cresta hasta llegar al tramo de bajada que nos lleva a Zalla previo repechón de 200+ y su correspondiente bajada hasta llegar al pueblo donde me esperan unos buenos macarrones calentitos "ben parits".
Salgo de Zalla con las pilas cargadas y un poco bajo de moral porque los números no me cuadran, no sé si llegaré bién de tiempo al corte del Apuko, pero durante la subida al Ubieta olvido pensamientos negativos y poco a poco voy cogiendo fe en mi mismo...con en esos pensamientos me encuentro a Martín, que forma parte de la organización de la carrera y está participando en ella. Así que procuro no perderlo de vista ya que si voy a su ritmo llego al control con tiempo de sobra para terminar la carrera. La subida a Ubieta se me hace bién, las patas me tiran y voy acompañado de Elena Rueda que lleva un buen ritmo. Coronamos el Ubieta y ahora un tramo de cresta sube-baja y otra bajada pepinera técnica de senderos "ben parits" hasta llegar a Güeñes previo a un tramo de cemento con bastante pendiente que me deja las patas como palos.
En Güeñes cargo las pilas a base de sandwichs y salgo con Martín dirección al Aldape que será el próximo pepinaco a subir. La subida es bien derecha, me recuerda mucho a la que sube de Ribes de Freser al Taga en el Ripollès, con sus prados verdes y entre las vacas...antes de llegar al Aldape bajamos por un tramo de sendero guapo hasta llegar a un tramo llano embarrado hasta los dientes, es chocolate puro!. Pasamos ese tramo y subimos por pista para enlazar con un sendero hasta el Aldape. Bajando ya nos alertan que nos viene una bajada bien derecha con mucho barro bastante peligrosa, así que tomamos precauciones, en este tramo somos un grupillo de 8 corredores...lo pasamos y ahora sí, bajada cagando leches hacia Castaños.
Estoy en el km 80 y esto está chupado ya. Me encuentro en el mejor momento de la carrera (por fin mis patas tiran bien). Ahora 'solo' me queda la subida al Apuko por lidiar. Salgo del avituallamiento, bajo corriendo hacia el río, ya puedo sentir el "speaker" de la meta en Zaramillo. Inicio la subida, siempre muy buen marcada por un sendero muy guapo. Voy subiendo, con el Apuko justo encima, llego a sus faldas, paso el último control de chip y delante de mi tengo el último repechón derecho de 250+ que lo hago con una energia descomunal, esto ya es mío!!!. Llego arribo con un subidón interior de la ostia!...enciendo el frontal y inicio la bajada ya anocheciendo...tengo Zaramillo justo debajo. La bajada es muy técnica pero estoy en mi salsa, estoy acostumbrado a esos tramos de perderme una y mil veces por mi querida Montserrat...la bajo de puta madre, con brillo...cuando paso el tramo más complicado empiezo a correr como un loco los casi tres kms que me quedan...llego a meta con una sonrisa de oreja a oreja...menudo carrerón me acabo de comer. Esta es de las que se quedan bien grabadas en la memoria.           
Carrera 110% recomendable en todos los sentidos con una excelente organización, trato exquisito al corredor, con abundantes avituallamientos sólidos y liquidos y bien marcada. El año que viene pienso volver porque la Apuko Extrem es una carrea muy especial que me ha llegado al corazón.



1 comentari:

Anònim ha dit...

Cronica perfecta. Se nota que no solo la has vivido corriendo, sino que tambien escribiendola.

El unico dato es que nuestro monte no es URbieta, sino Ubieta. Y si te pillan los del pueblo de al lado (Galdames) te dirán que se llama Zipar.
Por cierto, me llamo Arkaitz, de Zalla, y tambien me puedes seguir en http://nosoyuntxapeldun.wordpress.com

Un saludo